Hospital de Melipilla entrega recomendaciones para prevenir el Virus Sincicial

Ante el explosivo aumento en los contagios por Virus Respiratorio Sincicial que se han registrado en gran parte del país en plena Campaña de Invierno, el Hospital San José de Melipilla realizó una serie de recomendaciones para prevenir la propagación del virus.

Según las cifras del establecimiento, entre los meses de junio y julio se han detectado más de 40 casos de virus sincicial, y en Chile son cerca de 5 mil los niños que cada año deben hospitalizarse a causa de esta enfermedad.

El virus respiratorio sincicial afecta principalmente a lactantes y menores de 1 año y es la principal causa de enfermedad resiratoria durante esta época del año.

Pero, ¿qué es el Virus Sincicial? Es el principal virus causante de infecciones en los pulmones y en las vías respiratorias de bebés y niños pequeños. Ocasiona un cuadro de mayor gravedad en menores de un año, lactantes con cardiopatías congénitas, pacientes inmunodeprimidos y prematuros.

El VRS se transmite a través de secreciones respiratorias (saliva o mucosidad) que se expanden al hablar, llorar, estornudar o toser. También a través de las manos y objetos que han estado en contacto con secreciones respiratorias de personas infectadas.

Sus principales síntomas son: secreción nasal, dolor de garganta, fiebre no muy alta, tos irritativa, hundimiento en las costillas al respirar y cianosis (color azulado) alrededor de la boca.

En este sentido la Dra. Rosalba Arrendondo, pediatra del Servicio de Urgencias del Hospital de Melipilla, señaló que es importante que los padres estén atentos a estos síntomas y “consultar cuando ya han pasado dos días de un cuadro de fiebre o cuando la dificultad respiratoria sea evidente. Acompañado de vómitos y rechazo a la alimentación. Si el niño tiene antecedentes previos de enfermedad respiratoria u otros factores de riesgo deben consultar de manera inmediata”, señaló.

Según el Dr. Salomé Castillo, epidemiólogo del hospital, lo más importante es la prevención, especialmente dada la facilidad de la propagación del virus.

Algunas de las principales medidas preventivas son:

– Evite que el niño o bebé esté en contacto con personas que están enfermas.

– Evite concurrir a espacios con aglomeraciones de personas.

– Lave frecuentemente las manos antes de tomar al niño o bebé.

– Si su hijo está enfermo, evite mandarlo al jardín infantil o sala cuna, ya que es un foco de contagio para los demás.

– Ventile diariamente su casa.

– Evite contaminación intradomiciliaria, tanto con la calefacción y el consumo de tabaco.

– Al toser, tápese la boca con el antebrazo.

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.