Emotiva despedida al primer paciente ventilado dado de alta a su domicilio tras luchar contra el Covid-19

 

Fue casi un mes de hospitalización y 19 días conectado a ventilación mecánica luchando contra la neumonía agravada por el Covid-19 que lo mantuvo desde el 5 de mayo entre el servicio de medicina y la UCI del Hospital de Melipilla.

Mario Maturana Díaz tiene 55 años y hoy recuerda esos difíciles momentos, lejos de su familia y la dura batalla para mantenerse con vida. Afortunadamente hoy la historia dio un vuelco feliz y se convirtió en el primer paciente ventilado que es dado de alta para continuar su rehabilitación en domicilio.

“Estoy feliz de la vida porque imagínese no estaba con mi familia, mis nietos, mis hijos. Así que estoy emocionado, con ganas de llorar. Nunca pensé que iba a ser tanto tiempo. Imagínese lo emocionado que estoy de volver a verlos”.

El cuadro de salud de don Mario era grave, así lo recuerda el Dr. Galo Avendaño, jefe de la UCI y Sub director Covid del hospital local. “Don Mario evolucionó de mala forma, terminó intubado y lo tuvimos que tener acá en nuestra nueva UCI. Una unidad que se tuvo que implementar de manera exprés, pero con harto cariño y esfuerzo de todos”.

El facultativo agregó que “estuvo aproximadamente 3 semanas con nosotros, requirió varias terapias, cuidados lo que permitió que evolucionara bien y logramos devolverlo a medicina para continuar con la rehabilitación con fonoaudiólogo, terapeuta ocupacional, kinesiólogos y todo el equipo para tratar que nuestro primer paciente saliera adelante”.

Mario Maturana junto al equipo de salud que colaboró en su recuperación.

EL ROL DEL EQUIPO EN LA RECUPERACIÓN

Durante su estadía en el hospital, don Mario Maturana recibió la atención de salud de un equipo multidisciplinario de los servicios de urgencias, medicina y UCI. Grupo de profesionales que colaboraron activamente en su recuperación.

Es por eso que, al momento del alta, don Mario les dedicó especiales palabras de agradecimiento. “El hospital se ha portado un siete conmigo. Los doctores, las enfermeras, las niñas que barren, todos se han portado excelente. Me han tratado como si yo fuera su familia”.

Por su parte el Dr. Avendaño indicó que esta alta significa “una inyección de energía, es como decir por eso estamos haciendo lo que hacemos. Poniendo todo nuestro esfuerzo, el cariño para que cada paciente pueda salir como Mario. El principal premio es cuando don Mario se va y nos dice gracias”.

Ahora Mario Maturana se despide del hospital y se prepara para continuar con su rehabilitación en su casa, en compañía de su familia: esposa, hijos y nietos que tanto extrañaba. Recuperación que se realizará ahora gracias al trabajo del equipo de Hospitalización Domiciliaria, que continuará con su monitoreo y cuidados clínicos hasta que pueda decir que finalmente le ganó la batalla al Covid-19.

 

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email